Tierra de Venus

Tierra de Venus 03Tierra de Venus 02Tierra de Venus 01

—¿Puedo acariciar la calavera?
—Desde luego. Todos vosotros podéis.

El Tío Mate se llega hasta la puerta y llama al Guardían de la Calavera. Y la trae en un cojín de seda y la ponen en una mesa de madera pulida petrificada. Y todos nos apelotonamos alrededor para acariciarla. Puedo sentir como el hormigueo me sube por los brazos, una blanda quemazón, y el olor de flores marchitas y junglas y decadencia y olores animales de almizcle… Kim respira hondo y llena los pulmones de ese aroma.

—Cuando la toqué sentí una picazón que me subía por el brazo en pulsaciones rítmicas. Es una cosa viviente, cálida y resinosa al tacto, como el ámbar.
—Estoy acariciando un olor de agua estancada de pantano, jardines que se vuelven a convertir en junglas, y un penetrante y rancio olor animal.

Aroma de una criatura tan extraña que Kim siente náuseas al intentar imaginarse la clase de criatura que podría oler así. Sabía que la calavera procedía del planeta Venus. Había experimentado vívidas visiones oníricas de Venus y tenía la intención de escribir una guía… Hacía bocetos y algunas veces le decía a Tom:

—Saca una foto de eso. Es puro Venus, querido mío…

Y Urano, donde los uranianos se sientan en sus casas azules de pizarra en frío silencio azul… Kim quería explorarlos todos… Ansiaba nuevos peligros y nuevas armas, «mares peligrosos en desolados países de hadas». Ansiaba drogas y placeres desconocidos y una distante estrella llamada HOGAR.

William Seward Burroughs
EL LUGAR DE LOS CAMINOS MUERTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>